9 cosas que no debes hacer tras un accidente de tráfico

Publicado por Hospitales / 1 julio, 2016

Un accidente de tráfico suele suscitar tensión y nerviosismo. Lo excepcional de la situación y la incertidumbre que suscita hace que no siempre actuemos con la diligencia que sería deseable.

Las reacciones precipitadas tras un accidente de tráfico pueden provocar daños mayores en los accidentados o en el resto de vehículos que circulan por la vía. Aunque intentemos actuar en su beneficio, es importante tener en cuenta qué acciones debemos evitar si no queremos agravar la situación.

1.Dejar el coche en la calzada

En ocasiones, cuando el coche se mantiene en el lugar del accidente, pueden producirse de nuevo choques contra ese vehículo accidentado.

Siempre que sea posible trataremos de apartar el vehículo para no entorpecer el tráfico y, si el vehículo esta siniestrado, llamaremos a la grúa para que sea esta la que lo retire. Entretanto señalizaremos el lugar del accidente con los triángulos,  para evitar que el resto de vehículos que circulan por la vía puedan sufrir un accidente.

2.Mover al herido

Una de las principales máximas en la atención a las víctimas de un siniestro es considerarlas siempre como si estuviéramos ante heridos con politraumatismos, hasta que los servicios sanitarios descarten este extremo. Hay que evitar por tanto mover a los heridos, salvo que haya riesgo de muerte, (por ejemplo en caso de incendio o de una parada cardiorrespiratoria). No debemos sacar a la víctima del interior del vehículo como norma general, ya que podemos ocasionarle daños mayores en el proceso.

3.Dar agua o comida o extraer objetos punzantes del cuerpo del herido

Del cuerpo de un herido no debe salir ni entrar nada que no esté supervisado por un médico. Por tanto no debemos proporcionarle bebida,  comida o medicamentos. Tampoco debemos extraer nada que se haya clavado en su cuerpo. Si el accidentado ingiere algo, dificultará medidas médicas posteriores, como la intubación, y si extraemos algo que se haya quedado clavado podemos ocasionar una hemorragia severa.

Por otra parte, en el lugar de un siniestro suele haber suciedad que puede provocar infecciones en las heridas de la víctima. Evitaremos por tanto tocar directamente las heridas de una persona que haya sufrido una colisión.

 4.Darse a la fuga

Desafortunadamente este tipo de reacción es más frecuente de lo que pensamos (cuando alguien aparcando, roza el coche de al lado, o circulando golpea un retrovisor…)

La presencia constante de cámaras en nuestra sociedad hace que este tipo de reacciones se vuelvan más peligrosas de lo que son ya de por sí y, aunque la gravedad de esta reacción dependerá de los daños causados al contrario, siempre evitaremos problemas mayores si asumimos la responsabilidad.

 5.Recoger objetos de la vía o limpiar desperfectos

Recoger piezas del vehículo u objetos personales que hayan caído en la calzada a consecuencia del siniestro puede ser muy peligroso. Por otro lado es conveniente que los agentes puedan ver el lugar del accidente para, si fuera necesario, realizar un atestado que determine cómo ocurrió.

 6.No comunicar el accidente

Siempre que haya daños visibles o piezas del vehículo sobre la vía, independientemente de los daños sufridos por las personas implicadas en el accidente, debemos llamar al 112 para que acudan al lugar del siniestro la policía o autoridad pertinente. Haremos lo mismo cuando los daños personales sean graves (independientemente de los materiales).

 7.No realizar un chequeo médico tras el accidente

En ocasiones los daños sufridos tras un accidente no se hacen visibles de forma inmediata (es lo que ocurre habitualmente con el latigazo cervical o con lesiones internas). Es por tanto recomendable acudir a una UAT (Unidad de Accidentes de Tráfico) donde, de forma gratuita, nos realizarán un chequeo que confirme posibles daños y facilite las gestiones con la compañía de seguros si los daños se manifiestan con posterioridad.

Desde la web de Hospitales Tráfico podrás elegir el centro médico en el que quieres recibir atención médica especializada.

8No ayudar al resto de vehículos implicados

En los instantes posteriores a una colisión, la colaboración entre los implicados es muy necesaria. Es conveniente asegurarnos de que están todos a salvo y retirarse de la vía lo antes posible. En caso de detectar un herido grave, debemos llamar inmediatamente al teléfono de emergencias.

 9.No avisar a la aseguradora en el plazo de una semana

Las compañías de seguros plantean un plazo máximo de una semana para dar notificación del accidente, por lo que debemos notificar el siniestro dentro de ese plazo.

Una actitud prudente es determinante a la hora de prevenir que las consecuencias de un accidente se agraven. Pese a la dificultad del momento trataremos de mantener la calma y tener como objetivo nuestra seguridad y la del resto de conductores y peatones

Si has sufrido un accidente de tráfico con lesiones, en Hospitales Tráfico te ayudamos a encontrar el mejor centro gratuito para tu recuperación. Trabajamos con todas las aseguradoras para que tengas el mejor tratamiento y que no tengas que sufrir listas de espera, los hospitales que podrás encontrar en nuestra web cuentan con grandes profesionales especializados en accidentes de tráfico y no te supondrán ningún coste. Cuéntanos tu caso y te asesoramos gratis y sin compromiso para que tengas la mejor recuperación.

te llamamos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies