Las 5 lesiones más frecuentes tras un atropello

Publicado por Hospitales / 4 mayo, 2016

El gran volumen de vehículos en las ciudades y su convivencia con peatones hace que las vías urbanas sean el principal foco de atropellos: 9 de cada 10 se producen en este tipo de vías.

Normalmente los atropellos suelen producirse por imprudencia de los peatones: cruzan por lugares indebidos, con semáforos en rojo… Pese a que los pasos de peatones son lugares seguros no siempre se hace un correcto uso de los mismos. Por otro lado, la alta velocidad a la que circulan muchos vehículos es un factor que influye directamente en las cifras de atropellos: circular a altas velocidades merma la capacidad de reacción, e impide en muchos casos prevenir atropellos que no hubieran sucedido en caso de circular a la velocidad recomendada.

Atendiendo a grupos de edad, los menores de 25 son los que más atropellos provocan (influye su inexperiencia y percepción del riesgo ante el volante). Los mayores de 60 representan el principal grupo de víctimas de atropellos: un tercio de las víctimas pertenecen a esta franja de edad.

En el atropello se da la particularidad de que la víctima está totalmente desprotegida físicamente: recibe el impacto sobre su cuerpo directamente, lo que le expone a lesiones más graves. Aunque cada accidente es único existen una serie de lesiones que se suelen producir con más frecuencia:

-Contusiones: Los impactos del peatón contra el capó o la luna del coche y las consiguientes caídas suelen provocar, cuanto menos, contusiones en diferentes partes del cuerpo de diferente gravedad, según  la fuerza con que se haya producido el impacto.

 -Lesiones cerebrales y fracturas craneales: En el peor de los casos el impacto contra el capó o la luna puede provocar daños neurológicos o traumatismos cráneo encefálicos.

 -Fracturas de las extremidades: Cuando el impacto se produce con cierta fuerza, es habitual que se produzcan fracturas de extremidades. Los huesos que más habitualmente se fracturan en atropello son el fémur, la tibia y el peroné.

 -Fractura de pelvis: Este tipo de fractura se da principalmente en casos de atropello a personas mayores. No es tan habitual en jóvenes o niños.

 -Fractura de costillas: Un impacto fuerte o aplastamiento puede producir fractura de costillas. Ese tipo de lesión debe seguirse cuidadosamente ya que pueden darse complicaciones.

La evolución de las lesiones será diferente en cada persona, ya que influyen factores como la gravedad del impacto y la complejidad del accidente, pero también otros propios de la víctima: sexo, edad, antecedentes médicos… En función de estas variables la recuperación será de una manera u otra.

Ante un accidente de tráfico siempre es recomendable recibir atención médica especializada. Gran parte de los hospitales cuentan con UAT (Unidad de Accidentados de Tráfico), en las que se da una atención sanitaria especializada y se facilitan los trámites con las compañías aseguradoras. En caso de atropello, la víctima estará cubierta por el seguro del conductor, por lo que es recomendable acudir a estas unidades, donde la atención recibida estará especializada en este tipo de lesiones. En Hospitales Tráfico facilitamos el acceso a estas unidades y te permitimos localizar el hospital que mejor se adapte a tus necesidades. Tras un atropello lo más importante es la salud de la víctima y orientar toda la atención y cuidados a su recuperación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies